Jesús en la sinagoga

El templo y la sinagoga desempeñaron un papel importante a lo largo de la vida de Jesús. Jesús fue llevado al templo de Jerusalén poco después de su nacimiento y fue educado en la sinagoga siendo niño y durante la adolescencia.

Al principio de su ministerio, Jesús se dio a conocer y comenzó a difundir su misión entre sus paisanos en los recintos del templo y la sinagoga de toda Palestina y Galilea. Hacia el final de su ministerio público, esto se convirtió en una tarea audaz (y peligrosa) para Jesús, ya que en más de una ocasión la autoridades que lo consideraban dañino le prohibieron dirigirse a la muchedumbre en las sinagogas y templos. Las presentaciones en el templo de Jerusalén durante su última semana de vida fueron particularmente dramáticas, ya que las autoridades planearon detenerlo, pero no se atrevieron.

Este estudio ilustra cada momento de la presencia de Jesús en un templo o una sinagoga.

Los primeros momentos de Jesús en relación a la sinagoga o templo están ordenados en función de su edad.